18 de junio de 2009

Tolerancia...




Viene del latín
tolerare (sostener, soportar), y según el diccionario se refiere a una noción que define el grado de aceptación frente a un elemento contrario a una regla moral.
Pero adentrándonos en el concepto... podríamos decir, que la tolerancia se define como decidir cuándo y cómo conviene ignorar ciertas situaciones, exige conocer a fondo la situación, evaluar lo que está en juego, los pros y los contras, anticipar las consecuencias, pedir consejo y tomar una decisión.
Por ello, el ejercicio de la tolerancia se ha considerado siempre como una manifestación muy difícil de prudencia en el arte de tomar especificas acciones.
La tolerancia es respeto a la diversidad.
En una sociedad se trata de una actitud de consideración hacia la diferencia, de una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta de la propia, de la aceptación del pluralismo. Ya no es permitir un mal sino aceptar puntos de vista diferentes y legítimos, ceder en un conflicto de intereses justos. Y como los conflictos y las violencias son la actualidad diaria, la tolerancia es un valor que necesaria y urgentemente hay que promover.
Ese respeto a la diferencia tiene un matiz pasivo y otro activo. La tolerancia pasiva equivaldría al vive y deja vivir, y también a cierta indiferencia. En cambio, la tolerancia activa viene a significar solidaridad, una actitud positiva que se llamó desde la antigüedad llamó Benevolencia.
Como sea, es algo a considerar en alguna etapa de la vida...

2 comentarios:

Dante Lorenzo dijo...

Almenos somos tolerantes?? Sin pedir más?

Anónimo dijo...

creo que nos falta mucho en este mundo por crecer.

Saludos.