12 de septiembre de 2010

Tus manos en mi ser...

Sii, tus manos, manos de trabajo rudo, que a pesar de lo masculinas que puedan ser, pueden ser tan suaves cuando recorren mi piel, pueden provocar en mi ser, vibrar de excitación cuando rozan fogosamente mi interior... 
Ahora cierro mis ojos, y vuelvo a todos esos momentos, tus manos en mi ser, me hacen perder la conciencia, me hacen perder la razón y solo actuar con el corazon... tus manos en mi ser, acariciando mi rostro, con un delicadeza tal que tiembla cada centímetro de mi cuerpo... que hace que todos los malos recuerdos, carezcan de importancia cuando los traigo a mi mente y rememoro...
Tus manos en mi ser, jamas te detengas... jamas dejes de mostrar toda esa pasión que yo provoco en ti, y que hace que levitemos al son de la mejor música de Beethoven...
Ahora que vuelves a estar junto a mi, no dejes de posar tus manos en mi ser...