30 de marzo de 2010

Sed de amar...




Una necesidad imperiosa de dar todo de si, expresar con el lenguaje del cuerpo tu amor por el otro... usar tus manos y lengua para envolver el cuerpo del otro...suena medio cursi decirlo y trato a veces en vano de no ser cursi, pero que diablos me nace solita...

Darle amor a un ser que te enamora o que intenta re encantar a otro parece cosa fácil, pues es solo te dejarse llevar, teniendo como premisa que existe una atracción mutua,pero hay cosas que si francamente no estas siendo totalmente correspondido. no das... como por ejemplo besos apasionados, caricias que recorren todo el cuerpo sin dejar ni un espacio sin recorrer... utilizar la lengua y la mirada... el lenguaje donde las miradas de pasion y lujuria hacen que muchas veces las palabras no sean necesarias...


Y cuando pruebas todo lo anterior con tal gozo... se genera una sed... sed de amar, de entregar todo... un profundo amor, ser dichoso con el otro y para el otro, aunque el orden ideal sea amar para el otro y con el otro... nadie dice que esto sea lo correcto, sin embargo, como humanos solemos ser defectuosos a la hora de amar, y aunque el viento no este a nuestro favor, no nos detenemos para ser mejores amantes...
Son muy pocas personas que aman sin recibir nada a cambio... obviamente hablando de relaciones de parejas, que es lo que me convoca a escribir ahora... pero es nuestra necesidad natural y en pedir no hay engaño, según se dice por ahí... 

Como sea, cuando se tiene la gana, las ansias no se hacen esperar, esa sed de amar aquí y ahora... y no importa el que dirán si fuese una mala idea, sed de amar como si fuera la última vez, o como si el mundo se fuera acabar... amar solo así, con ternura y pasión, amar así, con delicadeza y lujuria, amar así como se ama el gran amor...

3 de marzo de 2010

La Tierra está llamando la atención?!

No hay fotos que mostrar ahora, prefiero escribir solamente... Hace unos días un terremoto hizo estragos en mi país, mis seres queridos están bien, pero cuanta gente anónima a mi sufre la perdida de sus familiares y amigos mas al sur, es muy triste ver que todo es real, que no es una maldita pesadilla, como sea, viviremos en una angustia de no tener paz ni sosiego en mucho tiempo... claramente todo dependerá de cuanto te haya afectado... 
Yo aún estoy asustada, tengo una pena interna, impotencia por no saber dar consuelo a esa gente que lo perdió todo, su casa, fruto de tanto esfuerzo a través de los años, aquella fatídica madrugada del Sábado 27 de Febrero... 
Las replicas son pan de todos los días, incluso a veces no sabemos cuando es sugestión o realmente es un sismo, suave u otros muy fuerte.
Maremoto o más conocido últimamente como Tsunami(en Japonés) también vivió mi país, nosotros acá en la capital no tuvimos mayores problemas, pero las costas de Chile son extensas, sobre todo en las regiones e islas afectadas y por esta época de Veraneo, muchas familias disfrutaban de los últimos días en la orilla del mar, y luego de vivir el terremoto vieron con asombro cuando el mar se recogía, alguna gente se salvo corriendo hacia los cerros, pero otras no, y dieron su ultimo aliento viendo como olas gigantes inundaban sus casas para posteriormente arrastrarlos mar adentro.
Ver la gente sufrir, nos hace ser muy pequeñitos, hasta incapaces de cambiar el rumbo de nuestras vidas.
Lo que mas se lamenta es sin lugar a dudas las perdidas humanas y animales, pasaran muchos años antes que todos nos repongamos como país, pero por mientras yo tengo la fortuna de poder escribir este relato en un afán de generar mi propia terapia post-terremoto, y contarte a ti.